Featured

Defensas para Deudores Bancarios

deudores bancarios

Señores Deudores Bancarios Particulares o Empresas, en el caso de que su Entidad Financiera en la actualidad, le haya exigido Judicialmente su pago del crédito, por demandas por deudas con Bancos: deudas vehiculares con reserva dominio, deudas financieras, deudas de tarjetas de crédito, deudas mercantiles, deudas inmobiliaria, deudas hipotecarias, deudas de valor, deudas de una empresa, deudas comerciales, deudas civiles, deudas largo plazo, deudas judiciales, deudas banco del estado, deudor hipotecario, hipotecas por pagar, pagare bancario.

Estamos conscientes en que toda persona o empresa está expuesta a sufrir circunstancias de iliquidez. ¿ Sabia usted que para resolver su caso es necesario contar con conocimientos, experiencia, habilidades y agilidad en materia bancaria?. Afortunadamente, nosotros como profesionales con más de 25 años de experiencia le ofrecemos las más apropiadas defensas y el mejor arreglo ajustado a su capacidad de pago.

Las ventajas de contratarnos está en recibir una asesoría especializada en materia bancaria que logre el mayor tiempo posible para el pago, un ahorro monetario sustancial, y con facilidades para el pago de honorarios profesionales, los cuales son fijamos con criterios razonables. Nuestra más sincera recomendación, es atender el caso utilizando una asesoría especializada y recuperar el buen crédito y el de su empresa. Quedaríamos muy complacidos en poder servirles.

Atentamente;

Abogados Bancarios

Atención previa cita:

gutierrez_asociados@yahoo.com

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

Teléfonos:

+58 (212) 263.62.74

+58 (212) 262.21.94

+58 (416) 609.41.75

+58 (416) 815.40.58

Teléfonos:

+58 (212) 263.62.74

+58 (212) 262.21.94

+58 (416) 609.41.75

+58 (416) 815.40.58

Dirección: 

Urbanización Altamira Sur, 1ra. Avenida, Edif. Terepaima, piso 4, Oficina N° 401, Parroquia Chacao, Municipio Chacao,  Caracas, Venezuela- ZP-1060.

Horario de Oficina:

Lunes a Viernes de: 8:30 am a 12 am y  2 pm a 5:00 pm

Ejecucion de Hipotecas Inmobiliarias, Procedimiento, Via Ejecutiva

Hipoteca ejecucion 2De la Hipoteca

En principio, la palabra Hipoteca, es de origen griego y “significa gramaticalmente  suposición,  como acción o efecto de poner una cosa debajo de otra, de sustituirla, añadirla o emplearla. De esta  manera, hipoteca viene a ser lo mismo que una cosa puesta para sostener y asegurar una obligación ”([1])

Miguel  Fenechdefine: “La Hipoteca es un derecho real que garantiza un crédito con el valor en cambio de bienes ajenos que pertenecen en posesión del propietario”. ([2])

Henry Capitán, nos dice que: “La Hipoteca es un derecho real destinado a garantizar el pago de un crédito, sin desposeer al  propietario del bien gravado. Permite al acreedor, si no se le paga el crédito, requerir la venta del bien al vencimiento de la deuda, sin que importe en poder  de quien se encuentre (derecho de persecución), y cobrarse con el precio  de la venta antes que los demás acreedores ( derecho preferente).”

El C.C.A. Argentino, la define como: “El  derecho real constituido en seguridad de un crédito en dinero, sobre bienes inmuebles que continúan en poder del deudor.”

El C.C.F. Francés, la define como: “La Hipoteca es un derecho real sobre inmuebles afectados al cumplimiento de una obligación, indivisible por naturaleza y que subsiste por entero sobre todos los inmuebles afectados, cada uno de ellos y sobre cada porción de dichos inmuebles.”

Y en nuestralegislación, “La Hipoteca es un derecho real constituido sobre los bienes del deudor o de un tercero en beneficio de un acreedor, para asegurar sobre estos bienes el cumplimiento de una obligación…” ( encabezado del artículo 1.877 del C.C.V.).

El Dr. AguilarGorrondona, José Luis ([3]) dice que “En Venezuela la hipoteca es especial

desde un triple punto de vista: no puede subsistir sino sobre bienes determinados, por una  cantidad  de  dinero  determinada  y  para  garantizar  una determinada obligación”.

Sus caracteres son: i) Es un derecho Real, ii) Es un derecho de realización, iii) Es un derecho real de garantía, iv) Es un derecho indivisible, y v) Esta sometida a publicidad instrumental.

Las Hipotecas, según el artículo 1.884 del Código Civil (en lo sucesivo C.C.V), se clasifican en: “La hipoteca es legal, judicial o convencional”. En el presente caso nos interesa definir la Hipoteca Convencional, como aquella que  tiene  su  origen  en  la  manifestación de voluntad de las partes o dicho en otras palabras, en la convención de las partes.

En cuanto a la prescripción de la acción el artículo 1.908 del C.C.V., nos dice: “La hipoteca  se extingue igualmente por la prescripción, la cual se verificará por la prescripción del crédito respecto de los bienes poseídos por el deudor; pero si el inmueble hipotecado estuviere en poder de un tercero, la hipoteca prescribirá  por veinte años.”

En la parte ADJETIVA:

Tenemos que el Dr. Arminio Borjas, dice que la  Ejecución de Hipoteca “…consiste en la intimación de pago con apercibimiento de ejecución, hecha jurídicamente por el acreedor al deudor y al tercer poseedor del inmueble hipotecado, intimación que de no ser obedecida, es  seguida del procedimiento ejecutivo o de apremio y del remate de las cosas hipotecadas, si en la oportunidad legal no se presentaren aquellas partes a hacerle oposición.”( [4]

Para el Dr. OswaldoParilli Araujo ([5]), la Ejecución de Hipoteca es: “…el procedimiento mediante el cual al acreedor hipotecario hace una solicitud al Tribunal competente, para que éste proceda a la intimación del deudor y del tercero poseedor a fin de obtener de ellos el pago del crédito en un término perentorio, con la advertencia conminatoria que en caso de no ser acatada la orden  de pago, se continuara el procedimiento hasta producirse el  remate de los bienes hipotecados con el fin de cancelar al acreedor  su crédito garantizado con el privilegio hipotecario.”

El Procedimiento de Ejecución de Hipoteca está pautado en el Código de Procedimiento Civil, en los artículos:

Artículo 660.- “La  obligación  de  pagar  una  cantidad  de  dinero garantizada con la hipoteca, se hará efectiva mediante el procedimiento de ejecución de hipoteca establecido en el presente capítulo.”

Artículo 661.- “Llegado el caso de trabar ejecución sobre el inmueble hipotecado, por estar vencida la obligación garantizada con la hipoteca, el acreedor presentara al Tribunal  competente el documento registrado constitutivo de la misma, e indicara el monto del crédito con los accesorios que estén garantizados por ella, y el tercero poseedor de la finca hipotecada, si tal fuere el caso. Asimismo presentara copia certificada expedida por el registrador correspondiente de  los gravámenes y enajenaciones de que hubiere podido ser objeto la finca hipotecada con posterioridad al establecimiento de la hipoteca cuya ejecución se solicita. El Juez podrá excluir de la solicitud los accesorios que no estuvieren expresamente cubiertos con la hipoteca, y examinará cuidadosamente si están llenos los extremos siguientes…”

EL PROCEDIMIENTO ESPECIAL DE “EJECUCIÓN DE HIPOTECA” ES EXCLUSIVO Y EXCLUYENTE

Cuando un crédito está garantizado con hipoteca inmobiliaria, no precede  la vía ejecutiva, por ser violatorio a las normas procesales que rigen la materia de ejecución de hipoteca, por ser el procedimiento de ejecución de hipoteca es exclusivo y excluyente para el cobro  de un crédito garantizado.

Para desarrollar el punto, comenzamos diciendo, que, en nuestra legislación los procedimientos especiales, como por ejemplo, el procedimiento de ejecución de hipoteca, tiene predilección al Procedimiento Ordinario, tal como lo establece la norma general contenida en artículo 22 del código de Procedimiento Civil (Principio de Especialidad Procedimental), que dice así:

“ Las disposiciones y los procedimientos especiales del presente Código se observarán con preferencia a los generales del mismo, en todo cuanto constituya la especialidad;…”

Igualmente, las normas generales del proceso al referirse a la aplicación de los procedimientos especiales sobre los ordinarios, admite su aplicación preferente a los últimos, como se encuentra expresado en el artículo 338 del mismo Código, en la forma siguiente:

“ Las controversias que se susciten entre las partes en reclamación del algún derecho, se ventilarán por el procedimiento ordinario, si no tienen pautado un procedimiento especial”. (subrayado y negrillas nuestras)

En consonancia con los artículos anteriores, tenemos que el acreedor hipotecario, para que el cobro de cantidades de dinero garantizadas con  hipoteca, tiene el procedimiento exclusivo, establecido en el artículo 660 del  Código de Procedimiento Civil, cuando señala:

“ La obligación de pagar una cantidad de dinero garantizada con hipoteca se hará efectiva mediante el procedimiento de ejecución de hipoteca establecido en este capitulo.”.

El  punto medular de esta exposición, es el referente a la utilización por parte del acreedor hipotecario de la vía ejecutiva para demandar el cobro de cantidades de dinero garantizadas con una hipoteca.

Respecto a este punto, nuestro legislador en la nueva ley adjetiva ha previsto, solo previsto como excepción el hecho de que el acreedor hipotecario demande su acreencia por  la vía ejecutiva, cuando no se llenen los requisitos establecidos en el artículo 661. Verbigracia: “El documento constitutivo de la hipoteca no se registre”. Lo cual lo podemos evidenciar del contenido del artículo 665, cuando dice:

la ejecución de las obligaciones garantizadas con hipoteca que no llene los extremos requeridos en el articulo 661 se llevará a cabo mediante el procedimiento de la vía ejecutiva.” (subrayado y negrillas nuestras)

Para mayor ilustración, vamos hacer una comparación gramatical de la redacción  del las normas referidas ha este punto en el Código de Procedimiento Civil de 1916 (art. 537) y de Código de Procedimiento Civil Vigente (arts. 660 y 665).

Comencemos con norma referida a la vieja redacción:

“Art. 537.- El acreedor hipotecario podrá optar entre este procedimiento y el de la vía ejecutiva.”

La interpretación que le daba a esa norma por la doctrina y la jurisprudencia era, que el acreedor hipotecario tenía como alternativas del plantear su acción por ejecución de hipoteca en la vía ejecutiva e incluso por el juicio ordinario. Aduciendo para ello, que el  fondo de lo  que se trataba era del cobro de un crédito, y no se le podía prohibir al acreedor hacer uso del procedimiento ordinario, por cuanto esa la norma al decir: “podrá”, (alternativa), le daba el albedrío de escoger el procedimiento que quisiere, por permitírselo dicha norma.

En el actual Código de Procedimiento Civil,  la cosa cambia radicalmente, al no ser una alternativa dejada al acreedor hipotecario la escoger a su antojo el procedimiento a seguir en caso de querer hacer efectiva su acreencia garantizada con una hipoteca. Basta con que leamos la redacción, del “articulo 660.- La obligación de pagar una cantidad de dinero garantizada con hipoteca, “se hará efectiva” mediante el procedimiento de ejecución de hipoteca establecido en este capitulo.” . Para darnos cuenta, que la intención de legislador de aplicar el procedimiento especial de ejecución de hipoteca es imperativa “…se hará efectiva..”. Esto es que se obliga al acreedor hipotecario a plantear su acción primeramente mediante el procedimiento especial de ejecución de hipoteca.

Por consiguiente, consideramos, que el acreedor solo podrá accionar por la vía  ejecutiva o el  procedimiento ordinario, cuando se produzca la excepción supuesto de que la hipoteca no llene los extremos requeridos en el articulo 661.

Al respecto, en un caso parecido de oficio se caso un fallo, en el cual la primera instancia estuvo a cargo del Juez A-quo y en segunda Instancia esta misma Alzada, por el TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA, en su la Sala de Casación Civil, de fecha  1 de Agosto de 2006, signado con el Nº 00576; Exp- AA20-C-2006-000277, con la ponencia de la Magistrada  ISBELIA PÉREZ VELAZQUEZ, en los términos que seguidamente transcribimos:

“…En el juicio por cobro de bolívares, vía ejecutiva, iniciado ante el Juzgado Séptimo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil Bancario con Competencia Nacional y sede en la Ciudad de Caracas en Transición, por el BANCO….. el Juzgado Superior Octavo en lo Civil y Mercantil Bancario con Competencia Nacional y sede en la Ciudad de Caracas, dictó sentencia el día 31 de enero de 2006, mediante la cual declaró parcialmente con lugar la demanda, confirmando la decisión apelada.

…Ha sido jurisprudencia de esta Sala que el procedimiento de ejecución de hipoteca es exclusivo y excluyente para el cobro de un crédito garantizado con hipoteca, sin que la parte interesada pueda escoger entre este procedimiento y el de la vía ejecutiva.

 Así, en sentencia No. 398 de fecha 3 de diciembre de 2001, en el juicio de Sofitasa C.A., contra Israel Colmenares Sánchez y otros, esta Sala estableció lo siguiente:

“…Sostiene el formalizante que la recurrida no se pronunció sobre lo alegado en la contestación de la demanda, en relación con los extremos requeridos que faltan en el título hipotecario para desplazar el procedimiento de ejecución de hipoteca hacia la vía ejecutiva, no señalado por el actor en su libelo de demanda tal como lo exige el artículo 661 del Código de Procedimiento Civil.

La Sala observa del estudio de la recurrida, que en el actual sistema, tal forma de proceder no se corresponde con el mandato contenido en el artículo 660 del Código de Procedimiento Civil, el que en forma imperativa ordena que el demandante de un crédito garantizado con hipoteca, debe acudir al especial procedimiento de Ejecución de Hipoteca a los fines de su reclamación, sin que pueda escoger entre ese procedimiento y el de la vía ejecutiva, al que tan solo podrá acceder en forma excepcional, cuando no se llenen los requisitos exigidos en el artículo 661 eiusdem, tal como lo señala el artículo 665 ibidem, lo que debe ser justificado por el demandante. De acuerdo como quedó establecido en sentencia de fecha 5 de abril de 2000, (caso Banco Capital C.A. contra Distribuidora Barqui Burguer S.R.L.,).

Por tanto, el procedimiento especial de “Ejecución de Hipoteca” es exclusivo y excluyente, pues el demandante de un crédito garantizado con hipoteca debe acudir a este procedimiento especial a los fines de su reclamación y, el procedimiento por la “Vía Ejecutiva” es residual porque tan sólo podrá acceder en forma excepcional cuando no llene los requisitos exigidos en el artículo 661 del Código de Procedimiento Civil”. (Negrillas y subrayado de la Sala)….”

Asimismo, en sentencia N° 00422 de fecha 21 de agosto de 2003, caso: Banco Principal S.A.C.A., c/ Venmetal C.A., y Juan Benito Jiménez, la Sala ratificó el anterior pronunciamiento y señaló lo siguiente:

…Todas estas razones conducen a la Sala a declarar infringidos los artículos 660 y 7 del Código de Procedimiento Civil, y en consecuencia, a casar de oficio y sin reenvío el fallo recurrido, pues siendo inadmisible la demanda planteada a través de la vía ejecutiva, es innecesario un nuevo pronunciamiento sobre el fondo.

Por este motivo, en el dispositivo de este fallo se declarará inadmisible la demanda incoada por el Banco Principal S.A.C.A., contra Venmetal C.A. y Juan Benito Jiménez, anulándose en consecuencia, el auto de admisión de fecha 11 de octubre de 1993 proferido por el Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del estado Aragua, así como todas las actuaciones posteriores al mismo. Así se resuelve…”.

Asimismo, en sentencia N°00099 de fecha 12 de abril de 2005, caso: Banco Industrial de Venezuela C.A. c/ Industrias Metálicas Andillano C.A., esta Sala reiterando los anteriores criterios jurisprudenciales, dejó sentado lo que a continuación se transcribe:

“…Ha sido jurisprudencia de esta Sala que el procedimiento de ejecución de hipoteca es exclusivo y excluyente para el cobro de un crédito garantizado con hipoteca, sin que la parte interesada pueda escoger entre este procedimiento y el de la vía ejecutiva

…Omissis…

En el presente caso, el Banco Industrial de Venezuela C.A. demandó a Industrias Metálicas Andillano C.A. por cobro de bolívares, vía ejecutiva, y el crédito que concedió a la mencionada empresa fue garantizado por ésta, con hipoteca convencional de primer grado y anticresis sobre un inmueble constituido por un terreno con mejoras y bienhechurías; así como por una hipoteca mobiliaria y prenda sin desplazamiento de posesión sobre las maquinarias a adquirir, tal como se evidencia de la siguiente cita:…

De conformidad con la jurisprudencia anteriormente citada el Banco Industrial de Venezuela C.A. debió seguir el procedimiento de ejecución de hipoteca que es exclusivo y excluyente para el cobro de un crédito garantizado con hipoteca y no optar por la vía ejecutiva porque de acuerdo a lo ya indicado, no estaba facultado para elegir entre estos procedimientos. Por tanto, al demandar por vía ejecutiva el cobro de bolívares garantizado con hipoteca convencional de primer grado, infringió los artículos 660 y 7 del Código de Procedimiento Civil.

Por esas razones, esta Sala casa de oficio y sin reenvío el fallo recurrido, pues siendo inadmisible la demanda planteada a través de la vía ejecutiva, es innecesario un nuevo pronunciamiento sobre el fondo. Asimismo, en el dispositivo de este fallo se declarará inadmisible la demanda incoada por el Banco Industrial de Venezuela C.A. contra Industrias Metálicas Andillano C.A., anulándose en consecuencia, el auto de admisión de fecha 23 de abril de 1997 proferido por el Juzgado Séptimo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil Bancario con Competencia Nacional y sede en la Ciudad de Caracas, así como todas las actuaciones posteriores al mismo. Así se establece…”

Conforme al criterio de esta Sala, el procedimiento de ejecución de hipoteca es exclusivo y excluyente para el cobro de un crédito garantizado con hipoteca, sin que la parte interesada pueda  escoger  entre  este  procedimiento  y el de la vía ejecutiva. En igual sentido, la Sala Constitucional, estableció lo siguiente:…

…En este sentido, advierte la Sala que la obligación de acudir al procedimiento de ejecución de hipoteca, era un mandato de ley, establecido como tal para lograr una mayor protección de la integridad del procedimiento, es decir, un formalismo procedimental, en el que su incumplimiento es una violación evidente de la norma y del principio de legalidad…

…Como puede observarse, la Sala Constitucional de este Alto Tribunal reiteró lo establecido por esta Sala de Casación Civil, y dejó sentado que es obligatorio para los jueces resolver los problemas jurídicos tomando en consideración los principios y postulados constitucionales de derecho de defensa, debido  proceso y tutela judicial efectiva, que guarda relación con la legalidad de las formas procesales, y visualiza al proceso como un medio para la realización de la justicia.

En ese sentido, indicó que el procedimiento de ejecución de hipoteca establecido en la ley, para regular los casos de préstamos garantizados con hipoteca, no es de la discrecionalidad de las partes, sino un mandato de la ley; por tanto,  es obligatorio para los sujetos procesales, esto es, para los justiciables y sentenciadores cumplir con lo establecido en el ordenamiento jurídico,  cuando existan los supuestos legales que ponen en movimiento este procedimiento, para garantizar de esa manera, entre otros, los principios de seguridad jurídica, estado de derecho, tutela judicial efectiva invocados en la Constitución.

De allí que, es definitivo que el procedimiento de ejecución de hipoteca no es electivo sino obligatorio, exclusivo y excluyente en los casos de crédito garantizado con hipoteca, pues con ello se protege la integridad objetiva del procedimiento, en el que está interesado el orden público, para que la justicia sea efectiva. En otras palabras, las normas establecidas en las leyes, que regulan los procedimientos a seguir, para obtener justicia no pueden ser modificados por los particulares en función de sus intereses porque son de orden público; lo contrario, vulneraría de forma flagrante los principios constitucionales que rigen el fundamento actual de impartir justicia.

La Sala acoge los anteriores criterios doctrinarios y jurisprudenciales, y al respecto establece:…

En todo proceso civil intervienen dos aspectos fundamentales, los derechos sustanciales que se discuten en el proceso relacionados con el interés de las partes y el Derecho e interés del Estado de carácter público. Es decir, el proceso contempla el interés de las partes pero su finalidad última es la imposición del Derecho, esto es, de conformidad con el artículo 257 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, “El proceso constituye un instrumento fundamental para la realización de la justicia”. En palabras de Calamandrei:…

De allí que, la satisfacción de los intereses privados de las partes es el resultado del proceso pero no su finalidad. En otras palabras, el principio dispositivo rige en el proceso pero está limitado por el carácter público, esto es, la finalidad del proceso, que es la justicia, y como garantía de esa finalidad, la ley le atribuyó al juez, entre otras, la facultad de custodiar el cumplimiento de las normas integrantes del orden público, como son las que regulan el procedimiento de ejecución de hipoteca.

Por consiguiente, cuando el Juez hace uso de su facultad para declarar de oficio el incumplimiento de las disposiciones legales integrantes del orden público que rigen el procedimiento de ejecución de hipoteca, está atendiendo a la finalidad del proceso, la justicia, y no al resultado (interés de las partes), lo cual no infringe la ley sino por el contrario, atiende al carácter público del proceso sobre el principio dispositivo, toda vez que existen indicadores objetivos que le permiten dar preponderancia a esta finalidad.

Por estas razones, esta Sala de Casación Civil en armonía con el texto constitucional y las corrientes contemporáneas jurídicas que dan preeminencia a una justicia social, reitera los anteriores criterios jurisprudenciales y establece que el procedimiento de ejecución de hipoteca es obligatorio para la parte que pretenda reclamar un crédito garantizado con hipoteca, sin que pueda elegir discrecionalmente entre este procedimiento y el de la vía ejecutiva, al que sólo podrá acceder en forma excepcional, (cuando no llene los requisitos exigidos en el artículo 661 del Código de Procedimiento Civil, como lo indica el artículo 665 del mencionado Código, y que debe ser justificado por el demandante).

En resumen, esta Sala, en conformidad con el principio de legalidad procesal en concordancia con los postulados contenidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,  establece que el procedimiento de ejecución de hipoteca es exclusivo y excluyente, para que pueda hacerse efectiva la reclamación de un crédito garantizado con hipoteca; y, únicamente podrá acceder el demandante al procedimiento de vía ejecutiva, cuando se demuestre que no estén llenos los requisitos del artículo 661 del Código de Procedimiento Civil…

De conformidad con lo anteriormente establecido por esta Sala, y en aplicación de la doctrina y jurisprudencia citadas, queda claro que el Banco del Caribe S.A.C.A., debió seguir el procedimiento de ejecución de hipoteca que es exclusivo y excluyente para el cobro de un crédito garantizado con hipoteca y no optar por la vía ejecutiva, porque de acuerdo a lo ya indicado, no estaba facultado para elegir entre estos procedimientos. Por tanto, al demandar por vía ejecutiva el cobro de bolívares garantizado con hipoteca convencional de primer grado infringió los artículos 660 y 7 del Código de Procedimiento Civil.

Por esas razones, esta Sala en el dispositivo del fallo casará de oficio y sin reenvío el fallo recurrido, pues siendo inadmisible la demanda planteada a través de la vía ejecutiva, es innecesario un nuevo pronunciamiento sobre el fondo. Asimismo, en el dispositivo de este fallo se declarará inadmisible la demanda incoada por el Banco del Caribe S.A.C.A. contra  Ganadería Roraima S.A. y Agropecuaria Roa C.A., anulándose en consecuencia, el auto de admisión de fecha 10 de marzo de 1997 proferido por el Juzgado Séptimo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil Bancario con Competencia Nacional y sede en la Ciudad de Caracas, así como todas las actuaciones posteriores al mismo. Así se establece.

D E C I S I Ó N

Por las razones antes expuestas, el Tribunal Supremo de Justicia en Sala de Casación Civil, administrando justicia, en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, CASA DE OFICIO Y SIN REENVÍO la sentencia de fecha 31 de enero de 2006, dictada por el Juzgado Superior Octavo en lo Civil y Mercantil Bancario con Competencia Nacional y sede en la Ciudad de Caracas. En consecuencia, se declara INADMISIBLE la demanda, y se ANULAN todas las actuaciones procesales, incluyendo el auto de admisión dictado en fecha 10 de marzo de 1997 proferido por el Juzgado Séptimo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil Bancario con Competencia Nacional y sede en la Ciudad de Caracas…”

[1] CABANELLAS, Guillermo: Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, Editorial Helisasta, Buenos Aires, Argentina, 1980, T.III, Pág. 590.

[2] FENECH NAVARRO, Miguel: Recepción de la Hipoteca en el Derecho Procesal, Revista de Derecho Procesal, 1952, Pág. 131.

[3] Contratos y Garantías, U.C.A.B., 1984, Caracas, pág. 83.

[4] Comentarios al Código de Procedimiento Civil Venezolano, Tomo V, 3ª  Edic., pág. 104.

[5] De la Ejecución de Hipoteca. Mobilibros 1995. Qta. Edic. Pág. 27.